La industria indie debe ser el motor de la innovación, la sala de experimentación donde los jóvenes emprendedores han de ser los primeros en desarrollar nuevos géneros, dar forma a revolucionarias mecánicas y diseñar entornos minimalistas donde la creatividad se anteponga a la vistosidad. Esta sentencia se suele repetir en el sector independiente a modo de estribillo, “si programas un juego por tu cuenta estás obligado a ser un visionario”, sin embargo el éxito puede llegar justamente del lado contrario. Basta con tener una buena idea y trabajar eficientemente sobre ella para que tu obra sea alabada unánimemente. Así ha hecho Rain Games, una desarrolladora noruega que, a golpe de esfuerzo y creatividad, ha convertido un título a todas luces sencillo en una de las apuestas más potentes del pasado 2013, planeando
repetir éxito este año en Wii U y las consolas de Sony.

Teslagrad no cuenta aparentemente con ningún as bajo la manga. Ni su historia, centrada en un joven niño alejado de su familia que es perseguido por el oscuro régimen que gobierna su país, ni su planteamiento jugable, el cual usa los principios del magnetismo para construir sus puzles, ganarán ningún premio a la innovación, pero es la manera que tiene el estudio de darle forma al conjunto lo que le hace sumamente especial. Sorprende ver cómo sus autores hacen fácil lo difícil y convierten lo simple en una seña de identidad. Mientras otros enloquecen intentando encontrar el equilibrio perfecto entre cientos de fórmulas e ideas dispares, Rain Games nos ofrece un rompecabezas tras otro apoyándose en un pequeño puñado de reglas y cubriéndolo todo con un argumento finamente hilado, tan fino que no necesita ni diálogos ni voces para explicarnos con claridad todo lo que sucede en este peculiar mundo. En Teslagrad no hay ninguna pausa y la única concesión que nos hace el juego para contarnos detalles de la historia vendrá en forma de murales animados inteligentemente escondidos en el decorado. Ni estorban, ni saturan.

Teslagrad, la precuela

 

Por extraño que parezca, Teslagrad no tuvo un parto sencillo. Y es que, incluso antes de que el título fuera un trazo en una libreta, Rain Games se encontraba trabajando, allá por el año 2010, en su primera obra. Minute Mahyem era un juego competitivo, muy parecido a Bomberman, que se inspiraba en la estética steampunk usando un estilo cercano al cómic. De hecho, el universo creado le había gustado tanto al estudio que, una vez cancelado el proyecto, decidió rescatar algunos elementos para dar forma a su ópera prima, Teslagrad.

005581

Banner 5

Banner 4Básicamente el juego se sustenta en un principio simple. Hay dos tipos de energía, la azul y la roja, y con nuestro guante podremos imbuir ciertos objetos para obtener una reacción: mientras que los elementos bañados en energía de diferente color se atraen, los impregnados por la del mismo tipo se repelen, llegando incluso a desplazarse varios metros entre sí. A partir de aquí la cosa se va complicando poco a poco gracias a una curva de dificultad bien pensada. En cada avance que hagamos seremos recompensados con nuevas habilidades, tales como envolvernos a nosotros mismos con dichas energías, teletransportarnos unos pocos pasos hacia delante o disparar un rayo del color elegido. Ésto nos obligará a ir aprendiendo todas las particularidades de la ley de atracción y repulsión hasta llegar a dominarla por completo. Teslagrad es duro, exigente y requerirá que salgamos derrotados varias veces antes de completar el correspondiente rompecabezas, sin embargo sabe colocar el listón en el lugar adecuado para que no nos frustremos, y su sistema de guardado siempre nos dejará en el mejor lugar posible, evitando que repitamos niveles prácticamente de cero.

A este aprendizaje de poderes gradual hay que añadirle una estructura en forma de pisos, muy del estilo de Metroid y otros representantes del subgénero metroidvania, hecho que convierte nuestro progreso en una experiencia mucho más rica y variada, aunque quizá algo confusa al no conocer con claridad el camino a seguir, a excepción de la versión de Wii U, que nos facilita las cosas situando un mapa en la pantalla táctil cuando estamos jugando en el televisor. No obstante, en dicha desorientación se esconden ligeros matices de exploración
que en ocasiones nos llevarán a descubrir por sorpresa algún que otro secreto y, por ende, a hacer más divertidas las transiciones entre puzle y puzle.

Pero si hay un elemento que se alza por encima del resto ese es, sin lugar a dudas, los enfrentamientos contra los jefes finales. La gente de Rain Games ha sabido exprimir el juego al máximo en estos intensos encuentros, ofreciéndonos con ellos algunos de los momentos más difíciles y hardcores de toda la aventura. A pesar de que Teslagrad siempre nos brinda algo nuevo en cada escenario, es aquí donde se rompe el ritmo y se pone al jugador contra la cuerdas en frenéticos combates no exentos de ingenio. Y es que, una vez más, la combinación de los diferentes tipos de energía será la que nos permita salir victoriosos de cada trampa mortal.

 

 

Es una delicia jugar a Teslagrad a poco que te interese el género. No adolece de esa lentitud característica de las obras demasiado “sesudas”, posee un ritmo propio de los plataformas, no dando tregua durante las siete horas que dura la aventura completa y sorprendiéndonos una vez tras otra. Por si esto fuera poco, su estilo visual es de los que entran rápidamente por los ojos, evitando caer en el cliché de los píxeles retro o en la opulencia de los entornos tridimensionales. Rain Games ha apostado por una estética cartoon que se apoya únicamente en gráficos dibujados a mano, y hay que darle las gracias por ello.No hay ni un solo elemento que no luzca escandalosamente bien. Un placer para la vista durante los más de cien escenarios que componen este universo, un universo tan sencillo en su concepción que resulta extraño que no existan más juegos tan bien desarrollados como éste.

Teslagrad: el poder de lo sencillo
Un maravilloso plataformas que nos atrapará de principio a fin gracias a sus inteligentes puzles y a su capacidad para sorprendernos con su sencillez.
FICHA TÉCNICA
  • Desarrolladora: Rain Games
  • Distribuidora: Nintendo, Steam
  • Plataformas: PC, Wii U
  • Jugadores: 1
  • PEGI: 7
  • PVP: 9,99 € (PC), 14,99 € (Wii U)
4.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (2 Votos)

Sobre El Autor

Big Boss

Cocreador y exredactor de la revista Fase Extra Magazine. Antiguo administrador del blog Fase Extra. Fotógrafo, editor de vídeo, cortometrajista y buscador pasivo de oro. Disfrutando de los videojuegos desde la época de Amstrad CPC hasta la de Xbox One, y vuelta atrás. Defensor de Alone in the Dark (2008) y otras causas perdidas. Una vez tuve tiempo libre.

  • Buen artículo, me ha dejado además con más ganas de jugarlo *-*

    Me llama mucho la atención este juego por su colorido, sus curiosas mecánicas con la electricidad y el magnetismo, se le ve bastante sólido en sus físicas y en su desarrollo. Espero probarlo entre tanto pendiente que tengo XD

    Por cierto, enhorabuena por la nueva página. Está un poco sobrecargada y eso merma un poco su rendimiento y dificulta moverse por ella, pero está muy bien estructurada y a nivel de diseño, es un lujo. ¡Buena suerte!

    • ¡Muchas gracias! A poco que te gusten los puzles Teslagrad es adictivo a más no poder. Hay mucha variedad de situaciones y todos los rompecabezas planteados, además de estar muy bien pensados, se suelen solucionar con más facilidad de lo que aparentan. Normalmente esta clase de juegos puede echar para atrás al jugador si se bloquea pero Teslagrad tienen ajustada la curva de dificultad en el punto exacto.

      P.D: Lo siento por la carga del blog. Hemos intentado darle un toque personal, pero la falta de conocimientos y la excesiva carga de algunos plugins nos limita bastante, sin embargo intentaremos mejorarlo todo lo que podamos.