Si hay un gran clásico de las carreras arcade en la época de los recreativos ese es sin ninguna duda el glorioso Super Sprint. Su inconfundible mueble, equipado con tres volantes, siempre era el punto más caliente de la sala, aglutinando a su alrededor tanto amigos que competían mano a mano como curiosos que se quedaban hipnotizados ante los brutales derrapes de los más pros. Yo pertenecía al segundo grupo, por supuesto. Aquello de soltar el volante y dar giros de más de 360 grados no era algo que se me diera especialmente bien y aun así es uno de mis juegos favoritos. Por fortuna voy a poder quitarme esa espina con Micro Sprint, un título indie desarrollado por Stevie Goodwin que se presenta como una fusión del Super Sprint original y el Scalextric ya que aquí solo tendremos que controlar la velocidad a golpe de clicks. A pesar de esa limitación en el control, y que ya tiene un tiempo, Micro Sprint es tan adictivo como el título que pretende imitar. La obra completa incluye modo multijugador para ocho jugadores, 120 circuitos, modo fantasma, personalización de vehículos, climatología cambiante, paradas en boxes y mucho más. Todo ello por menos de dos euros, aunque puedes abonar una cantidad mayor si crees que su autor se lo merece, algo que está fuera de toda duda después de un par de carreras.

[su_youtube url="https://youtu.be/Yk1WMFPVkEU" width="560" height="320"]

Sobre El Autor

Cocreador y exredactor de la revista Fase Extra Magazine. Antiguo administrador del blog Fase Extra. Fotógrafo, editor de vídeo, cortometrajista y buscador pasivo de oro. Disfrutando de los videojuegos desde la época de Amstrad CPC hasta la de Xbox One, y vuelta atrás. Defensor de Alone in the Dark (2008) y otras causas perdidas. Una vez tuve tiempo libre.