Crear un videojuego de éxito es relativamente sencillo si lo comparamos con la titánica tarea de mantener un legado. A pesar del esfuerzo que supone diseñar un producto capaz de ser tan adictivo como para enganchar a millones de usuarios de todo el mundo, el verdadero  trabajo comienza cuando hay que lograr que esos mismos jugadores sigan fieles a la marca, continuación tras continuación, sin importar la competencia que pueda surgir y sin olvidar que hay que ganar más adeptos en cada entrega. Podría decirse que al publicar la siguiente iteración de cualquier título superventas el máximo rival es uno mismo, porque el público siempre pide más y mejor. Con estos antecedentes, imaginad por un momento que estáis al cargo de la franquicia FIFA. Veintiún años tratando de ofrecer el mejor simulador de fútbol posible y con la exigencia de tener que reinventarse una y otra vez. ¿Qué novedades incluiríais?, ¿ qué elementos sería aconsejable no tocar?,  ¿cómo podríais ofrecer algo nuevo sin romper el delicado equilibrio que se ha ido forjando en generaciones pasadas? Complicado, muy complicado, pero no imposible.
FIFA 15 tiene la gran suerte de ser testigo de la llegada de nuevas consolas, mucho más potentes que sus antecesoras, y por tanto la posibilidad de darle un completo lavado a su apartado gráfico. Gracias al motor Ignite todo es más nítido, más preciso, e incluso más físico. Respecto a lo visual, Xbox One y PlayStation 4 se convierten en las mejores aliadas de Electronic Arts, permitiéndole elevar el listón justo cuando la franquicia comenzaba a tocar techo. Con solo este detalle el salto a la nueva edición estaría más que justificado, ya sabéis que lo que entra por los ojos se vende mejor, pero lo cierto es que el FIFA actual añade los suficientes cambios jugables como para considerarlo un nuevo comienzo, el principio de un ciclo que se cierra con un rotundo éxito de la compañía al haberse convertido en la opción preferida de la gran mayoría de futbolistas virtuales.

Balón
Frases fifa

No obstante, llegamos al problema principal: tocar un sistema que lleva funcionando mucho tiempo y que no da muestras de agotamiento. No soy el único que piensa que la edición del año pasado sigue  enganchando lo mismo que desde el día de su lanzamiento, por lo que la compañía bien podría haber seguido estirando el chicle al menos una década, pero FIFA tiene una curiosa manera de llevarnos la contraria, que no es otra que hacernos probar su demo con bastante antelación, cuando aún tenemos frescas en nuestra cabeza las mecánicas de su antecesor. Normalmente la frase más repetida después de un par de partidos es: "¿Cómo hemos podido vivir tanto tiempo sin esto?". Bueno, quizá no con esas palabras, lo admito, pero en esencia son las mismas sensaciones. Un par de horas en el FIFA 15 y ya habremos olvidado la anterior entrega. Y esto funciona tanto para los usuarios ocasionales como para los jugones más pro.

Al contrario de lo que sucedía en ocasiones anteriores, ahora los cambios introducidos destacan por sí mismos. La inteligencia artificial se ha ido refinando con cada entrega, unas veces el portero, otras la colocación de los jugadores, pero el salto dado en esta nueva entrega es bastante importante, siendo posible enlazar jugadas con mayor rapidez, e incluso cambiar el ritmo del encuentro con pases no previstos. Pueden mantener la pelota con mayor precisión, garantizar la posesión, marear a nuestra defensa flotando en el borde del área y rompernos con un balón colgado a la banda contraria. Tiki-Taka lo llaman. Antes la máquina hubiera decidido atacar de forma más directa, sin embargo su actual capacidad para "cocinar la jugada" nos pondrá de los nervios. A esa extraordinaria habilidad para diseñar estrategias ofensivas hay que sumarle las novedades en defensa, más orientadas a mantener la posición que a barrer piernas cuál Gravesen desatado.

Cuando no tengamos el esférico en nuestro poder tocará sufrir, así de sencillo. Sigue siendo posible cargar legalmente a los rivales, pero las diferencias de peso, y los chispazos de mala suerte con los balones sueltos, nos pueden causar un destrozo en la zaga. Ya no es tan fácil recuperar la posición con una buena segada a ras de suelo, ni bloquear la carrera del delantero. A partir de ahora las entradas fuertes solo serán efectivas en situaciones cercanas y muy concretas al haberse eliminado esa sensación de "autoapuntado" que se activaba cuando nos lanzábamos a por la pelota, así como la posibilidad de meter la pierna automáticamente cuando el jugador se adentraba en el radio de acción del defensa. Como os decía anteriormente, robar el balón se convierte en una acción mucho más pasiva que depende más de una buena estrategia posicional que del enfrentamiento directo.

FIFA 15 01 FIFA 15 04  FIFA 15 03

Pero dejemos de lado la inteligencia artificial y hablemos del player vs player, la verdadera salsa del FIFA, porque, tarde o temprano, acabaremos por domesticar al juego después de un buen puñado de horas. En los partidos contra un contrincante de carne y hueso es donde realmente se nota si esta entrega es digna representante de la franquicia. El balance entre ataque y defensa sigue siendo igual de complejo pero, en pos de mejorar la accesibilidad a todo tipo de usuarios, también se han simplificado la mecánica de los regates. Estas filigranas solían ser un sello de identidad que diferenciaba a los pros de los novatos y aún lo sigue siendo, al menos los trucos más complejos, porque los recortes y las bicicletas estarán a la orden del día. Una entrada precipitada, un quiebro a tiempo, y el defensor está condenado. Las estrategias predefinidas se han rediseñado y se han incluido conceptos modernos como "poner el autobús", un regalo para los que no se sientan cómodos jugando abierto, sin embargo las jugadas ensayadas se han vuelto más complicadas, por lo que tocará recalibrar nuevamente nuestro punto de mira.

 

 

Una vez más Electronic Arts ha demostrado que el desgaste no va con ella. Después de dominar el género deportivo durante toda la pasada generación, su llegada a las actuales consolas no ha podido ser más exitosa. Ahí se mantienen los pilares básicos de la franquicia, junto con ese robavidas llamado Ultimate Team, añadiéndole al cóctel pequeñas revisiones en sus mecánicas de juego.  Para unos será toda una bendición comprobar cómo responde el control de los avatares y sus nuevos trucos, sin embargo los que estén más acostumbrados a defender como bestias necesitarán volver a la escuela de FIFA. No pasa nada, incluso aprendiendo los conceptos contra la máquina disfrutaremos de uno de los mejores simuladores creados por EA Sports.

 

FIFA 15: fútbol total
Electronic Arts vuelve a superarse con un FIFA aún más refinado y pulido. Esta vez el componente táctico cobra especial importancia, sobre todo en la defensa, y las colisiones se ajustan más a la realidad, algo que habrá que tener en cuenta a la hora de enfrentarse a una de las mejores IAs de la franquicia. Un indispensable para los amantes de este deporte.
FICHA TÉCNICA
  • Desarrolladora: EA Sports
  • Distribuidora: EA Sports
  • Plataforma: PC, PlayStation 4, Xbox One, PlayStation 3, Xbox 360 (versión analizada)
  • Jugadores: 1-4
  • PEGI: 3
  • PVP: 59,99 €
4.8Nota Final
Puntuación de los lectores: (1 Voto)

Sobre El Autor

Big Boss

Cocreador y exredactor de la revista Fase Extra Magazine. Antiguo administrador del blog Fase Extra. Fotógrafo, editor de vídeo, cortometrajista y buscador pasivo de oro. Disfrutando de los videojuegos desde la época de Amstrad CPC hasta la de Xbox One, y vuelta atrás. Defensor de Alone in the Dark (2008) y otras causas perdidas. Una vez tuve tiempo libre.