Mira que he visto juegos raros pero Fly in the House, obra de Mykhail Konokh publicada recientemente en Steam, está entre los más extraños, sin dudarlo. ¿Cómo podríamos catalogar a un título cuya premisa es matar a una molesta mosca que se nos ha colado en casa arrojándole toda clase de objetos? Y en primera persona, ideal para que la experiencia sea aún más inmersiva. En este frenesí de violencia desproporcionado podemos encontrar algún añadido más en forma de búsqueda de objetos ocultos o diferentes modos de iluminación, sin embargo la verdaderas estrellas de Fly in the House son sus físicas y sus entornos destruibles, los cuales nos invitan una y otra vez a reventar toda la habitación con tal de acabar con un minúsculo insecto. Puede que 8,99 euros os parezca un precio desorbitado para este comprimido de violencia homicida, pero muchos de vosotros os habéis comprado Goat Simulator y no he oído ninguna queja el respecto. Además, no existe un enemigo real más universal que una mosca y su desgradable zumbido. Y es que los zombies ya están pasados de moda.

Sobre El Autor

Cocreador y exredactor de la revista Fase Extra Magazine. Antiguo administrador del blog Fase Extra. Fotógrafo, editor de vídeo, cortometrajista y buscador pasivo de oro. Disfrutando de los videojuegos desde la época de Amstrad CPC hasta la de Xbox One, y vuelta atrás. Defensor de Alone in the Dark (2008) y otras causas perdidas. Una vez tuve tiempo libre.