Con el paso del tiempo el juego indie ha ido cobrando una especial importancia como sólida alternativa  los triple A. Ya sea por falta de recursos o por disponer  de una mayor libertad creativa lo cierto es que son un soplo de aire fresco en los catálogos de las consolas y un mercado bastante potente en el mundo del PC. No obstante, este collage de ideas y conceptos parece vivir de forma paralela a los llamados "juegos tradicionales" y muy pocas veces éstos se adentran en el terreno de las grandes multinacionales. Para unos, el storytelling y para otros, los fuegos de artificio. Viendo las expectativas que levantan obras como No Man's Sky o Rime parece que la brecha está a punto de desaparecer, ofreciendo al jugador una oferta aún más rica y permitiendo a los indie crecer mucho más, hasta llegar a conectar con el usuario medio, ese que disfruta con las grandes experiencias cinematográficas.

A Crowd of Monsters no ha tenido un mal debut, la verdad. Sugar Kid fue un título muy querido en móviles y tabletas, mientras que Funk of Titans le abrió las puertas en consolas, pero con su tercera criatura parecen querer romper cualquier atisbo de continuidad. La ambición puesta en Blues and Bullets es tan grande que podríamos hablar perfectamente de un segundo nacimiento para el estudio barcelonés, que ha elegido el cine noir como punto de partida para crear un juego de investigación, de toma de decisiones, de Quick Time Events, de disparos, pero sobre todo, de personajes. En él nos pondremos en la piel de un jubilado Eliot Ness, ahora convertido en el dueño de un modesto restaurante y al que poca gente recuerda como el brillante agente de a ley que metió entre rejas al famoso Al Capone. Sin embargo, la salida de la cárcel de su némesis, unido a un misterioso caso de rapto de menores, removerá a los fantasmas de su pasado y le sacará forzosamente de su cómodo retiro.

Como si de un nuevo juego de Telltalle Games estuviéramos hablando, la historia de Blues and Bullets se divide en cinco episodios en los que las decisiones que vayamos tomando irán marcando nuestro rumbo, al menos esa parece ser la intención ya que tan solo está disponible la primera entrega y su importancia dentro del conjunto equivale al de un episodio piloto. El objetivo aquí es enganchar al jugador, ofrecerle una primera toma de contacto realmente potente, mostrarle todas las mecánicas en las que se va a sustentar su gameplay y dejarle colgado justo en el mejor momento. Si lo haces bien ya tienes a un cliente fiel que tratará de comprarse todos los capítulos para vivir la aventura hasta el final. En este sentido Blues and Bullets: Episodio 1 es un gran piloto, definiéndonos claramente las reglas del juego, remarcando sus puntos fuertes y guardándose algo para la segunda cita.

A pesar de adentrarse en el terreno cinematográfico, un sector dominado por los grandes presupuestos, Blues and Bullets no deja de lado su esencia como título indie por una sencilla razón: si me preguntáis a qué género pertenece esta obra no podría contestaros. La obsesiva manía de los jugadores por otorgar etiquetas choca aquí contra un título que escapa de la monotonía ofreciéndonos variedad de situaciones, mezclando diferentes mecánicas e integrándolas de forma natural en la historia. Por un lado tenemos las conversaciones con otros personajes, conversaciones que nos dejarán elegir la forma de afrontarlas y que definirán a nuestro Eliot Ness, muy del estilo de Walking Dead, pero también encontramos búsqueda de pistas, reconstrucción de los hechos, peleas y tiroteos. Cada uno de ellos con un estilo particular y diferentes entre sí. A la hora de soltar los puños usaremos un sistema de QTE clásico como en Heavy Rain, mientras que en las secciones de disparos nos adentraremos en un Time Crisis en tercera persona, dónde solo nos tendremos que preocupar de salir de las coberturas y apuntar a nuestros enemigos.  Para la parte detectivesca habrá que recorrer la escena del crimen recogiendo pistas y estableciendo una línea temporal de los acontecimientos que nos permita acceder a nuevas pistas. Posiblemente éste sea el apartado más destacado del juego, por profundidad, por dejarnos ser un verdadero investigador durante unos minutos y por ser un planteamiento sumamente divertido, a diferencia de Murdered: Soul Suspect, un título con varios puntos en común pero que se perdía en ideas mucho más sobrenaturales.

El verdadero éxito de Blues and Bullets no radica en su calidad visual, sobresaliente en el diseño de escenarios y con mucha personalidad gracias a su estilo "Sin City", sino en ofrecer un producto variado, con diferentes mecánicas perfectamente mezcladas, y supeditadas todas ellas a la historia que trata de contarnos A Crowd of Monsters. Da igual el tipo de jugador que seas, el objetivo de esta obra no es ofrecerte un desafío, al menos no en su primera entrega. Sus autores quieren llegar a todo el público posible que se impliquen en el caso y lleguen hasta el final de la aventura, porque no hay una cosa peor para una serie que dejarla a mitad de camino. Esa es precisamente la única forma que tengo de explicaros qué es Blues and Bullets: una prometedora miniserie interactiva en la que confluyen diferentes géneros para dar forma a un producto mucho más complejo. Con el primer capítulo ya me han ganado.

Blues and Bullets: Sangre en la noche
Una leyenda en horas bajas, un caso macabro, un aliado inesperado y un pasado lleno de sombras. Así comienza la prometedora historia de Blues and Bullets, un juego episódico que, con su primera entrega, nos presenta un producto con estilo propio y con un acabado muy cinematográfico. El argumento atrapa y la jugabilidad es sencilla y variada, motivos suficientes para aplaudir su lanzamiento y esperar ansiosos por el estreno de sus próximos capítulos.
FICHA TÉCNICA
  • Desarrolladora: A Crowd of Monsters
  • Distribuidora: A Crowd of Monsters
  • Plataforma: PC
  • Jugadores: 1
  • PEGI: +18
  • PVP: 14,99 €
4.0Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)

Sobre El Autor

Big Boss

Cocreador y exredactor de la revista Fase Extra Magazine. Antiguo administrador del blog Fase Extra. Fotógrafo, editor de vídeo, cortometrajista y buscador pasivo de oro. Disfrutando de los videojuegos desde la época de Amstrad CPC hasta la de Xbox One, y vuelta atrás. Defensor de Alone in the Dark (2008) y otras causas perdidas. Una vez tuve tiempo libre.